Los sueños del principio son los éxitos del final 

La vida está llena de sueños. Unas veces se cumplen y otras no, pero solo depende de nosotros hacerlos realidad. En fútbol ocurre algo parecido. Es un deporte colectivo donde cada equipo tiene 25 jugadores con distintos pensamientos, idiomas, culturas y modos de vivir, pero con un objetivo común: Ganar cada partido.

Cuando me hice cargo esta temporada del Shanghái Shenhua FC les pedimos en pretemporada a los jugadores que escribieran los objetivos individuales y colectivos por los que lucharíamos esta temporada. Algunos eran retos difíciles de conseguir  pero hemos demostrado partido a partido que no hay una meta imposible de lograr, como tampoco hay un sueño imposible de cumplir. Es sorprendente ver ahora lo que escribieron y lo que han conseguido con su trabajo y su esfuerzo. Resumo los más destacados:

 

  • Ganar la Copa.
  • Quedar mejor clasificados que la pasada temporada.
  • Encajar menos goles que el año anterior
  • Tener un estilo de juego propio
  • Hacer más goles que el año pasado
  • Ser uno de los equipos más fuertes de la Liga.
  • Encajar menos de 35 goles
  • Hacer más puntos que el pasado año
  • Llegar a la final de Copa.
  • Ser los mejores en casa.
  • CLASIFICARNOS PARA LA CHAMPIONS

 

Todos se han alcanzado, excepto los de la Copa, donde nos eliminaron en semifinales.

Destaca el objetivo de alcanzar la Champions, y así ha sido. Después de seis temporadas el equipo a falta de tres jornadas consiguió clasificarse para la competición asiática. Este mérito dice mucho del trabajo de todos mis jugadores y en especial porque en la jornada 17 se nos lesionó nuestro goleador y por entonces pichichi de la competición, Demba Ba (9).

Si además a todo esto unimos que esta temporada los clubes han hecho grandes desembolsos económicos en fichar grandes jugadores y siendo nuestro equipo el séptimo presupuesto de la Superliga hace aún más digna nuestra clasificación para la ACL.

Otro objetivo que destacaría es el de SER LOS MEJORES EN CASA. No es fácil terminar un campeonato sin perder ningún partido en casa. Siempre hay una mala noche, un error inesperado, un fallo arbitral o cualquier circunstancia que determina perder un partido. Mi equipo ha sabido competir cada partido como local con una determinación y una energía por encima de nuestros límites y eso ha supuesto establecer el RÉCORD DE IMBATIBILIDAD en casa en la historia del SHENHUA con 9 victorias, 6 empates y 0 derrotas; 33 goles a favor y 14 en contra.

El último partido de Liga en casa contra mi ex equipo, el Beijing  Guoan, fue una fiesta. El equipo saltaba al campo con la clasificación de la Champions para la próxima temporada, con el regreso de Demba Ba para acompañar al equipo después de su lesión y con el campo lleno para despedir al equipo. No pudieron jugar por lesión ni Gio Moreno (10) ni Fredy Guarín (13), dos jugadores importantes en el equipo, pero sus compañeros lucharon hasta el final para conseguir una victoria que merecimos. Todos y cada uno de mis jugadores han logrado ser recordados como el equipo que nunca perdió un partido en casa como local en la temporada 2016.  Para mí profesionalmente también lo recordaré porque nunca antes había terminado invicto en casa en todos mis años de entrenador. Con lo que esta temporada además alcanzo un nuevo record personal que me enorgullece.

Así pues, felicitó a todos mis jugadores, técnicos y empleados del club por este bonito broche final y sobre todo a la afición que ha sido fantástica y merecedora de todos nuestros aplausos. Ha sido un gran éxito cargado de bonitos sueños.

 

Un abrazo

Gregorio Manzano Ballesteros

 

 

 

 

Gregorio Manzano Ballesteros

Head Coach of Shanghái Greenland Shenhua, F.C.