600 partidos

El próximo fin de semana jugamos un importante partido contra el Guangzhou R&F, un rival difícil que aspira, como nosotros, a jugar Champions la próxima temporada. Este será un partido muy especial para mí porque cumpliré como entrenador 600 partidos en competiciones oficiales  en la máxima categoría entre España y China. Atrás quedan otras 14 temporadas entrenando en categorías inferiores desde Regional hasta Segunda División, con unos 450 partidos más aproximadamente.

La palabra que tengo en mi memoria es la de AGRADECER. Agradecer a los 18 equipos que en este largo viaje he entrenado por haberme dado la oportunidad de desarrollar esta bonita y hermosa experiencia profesional y personal. Como dijo Cicerón: “La gratitud no es sólo la mayor de las virtudes, sino la madre de todas las demás. Por eso doy las gracias de corazón a todos los Presidentes que confiaron en mí.

Comencé como entrenador amateur sin pensar dónde me llevaría mi trabajo. Y empecé a dirigir a unos jugadores para los que el fútbol era su diversión, no su profesión. Eran albañiles estudiantes, oficinistas, y trabajadores del campo. Su ilusión era jugar al fútbol y divertirse. Aquí empecé a ver no al jugador sino a la persona. Con todos Los equipos humildes de mis comienzos obtuve buenos resultados y fui subiendo categorías dentro del fútbol provincial, sin dejar nunca mis señas de identidad como entrenador: crear un buen espíritu de equipo.

Pensé en estos primeros años si se podía crear una mentalidad ganadora a un equipo. Es más fácil si se tienen buenos jugadores pero, ¿porque no intentarlo si no es así? En los cursos de entrenadores nos daban toda clase de lecciones técnicas, tácticas, físicas, pero no  nos enseñaron cómo se entrena un gen ganador.

Seguí aprendiendo a lo largo de mi carrera amateur que el refuerzo constante da buenos resultados. Fui aprendiendo de cada éxito y de cada fracaso y siempre llegaba a la misma conclusión, el éxito de un equipo se basa en la autoestima y la confianza de los jugadores. Cada temporada aprendía de cada experiencia, con la observación y la reflexión. Quería ser mejor entrenador cada día y en este proceso crecía y cambiaba mis ideas y mis conceptos a la vez que mantenía  el entusiasmo y la tenacidad mental que ponía en mi trabajo día a día.

Así llegue a la élite del fútbol español. Mi personalidad fue formándose a través del tiempo y pensé que no debía  olvidar mis comienzos. Humildad, trabajo y perseverancia.

Así me mostré desde un principio delante de mis jugadores profesionales, siendo un hombre tranquilo, sereno, con buen autocontrol, y manteniendo relaciones afectivas sanas con mis ellos. Y sobre todo pensando qué  es lo que un jugador profesional quiere de su entrenador, ¿qué sepa muchos conceptos teóricos de fútbol o que sea una persona sincera y honesta que apuesta por ellos? Pienso que lo segundo.

Decía Goethe: “trata a las personas como si fueran lo que debieran ser y les ayudarás a convertirse en lo que son capaces de ser”. Así lo he entendido yo en todos los equipos a los que he entrenado. Siempre he intentado comprometer  a todos los jugadores en el proyecto y desarrollar así un buen trabajo de equipo. Y he empleado siempre lo más básico y simple en mis charlas grupales, porque para mí entrenar es el proceso de reunir a un grupo variado de personas para alcanzar un resultado común  final.

El destino me trajo a China un país totalmente distinto en la forma de pensar y entender el fútbol. Así que tuve que empezar analizando y retro alimentando toda mi experiencia anterior. Mi conclusión fue, aplicar la sencillez y la simplicidad en las ideas futbolísticas, crear grupo a través del esfuerzo y el compromiso colectivo, y sobre todo, tener una confianza mutua con todos los jugadores. Estos tres últimos años que llevo en China entrenando, primero al Beijing  Guoan y ahora al Shanghái SHENHUA, han sido una experiencia inolvidable que jamás pensé que pudiera suceder.

Así pues el próximo domingo disfrutaré de esos más del MIL partidos que he dirigido y daré gracias a todos los jugadores a los que he entrenado y a los que llevo en mi recuerdo, porque este es mi trabajo, esta es mi carrera y esta es mi profesión.

Un abrazo

Gregorio Manzano Ballesteros

 

 

Gregorio Manzano Ballesteros

Head Coach of Shanghái Shenhua Football Club